familia

¿Padre por primera vez? ¿Cómo prepararse?

¡Positivo! No hay que negar que además de la emoción que se tiene al recibir la noticia de que nos convertiremos en padres, cierto temor invade nuestro ser.

No es malo, realmente es completamente normal sentir temor ante la noticia, y es que el miedo es la reacción ante lo desconocido, así que no hay porque sentirse mal por ello.

La verdad es que no hay un manual que nos prepara para ser padres, tampoco hay una universidad donde nos gradúan para ello. Y aunque hay muchos libros y pasos que nos ayudan un poco a llevar la situación, la verdad es que se es padre, siendo padre.

Tanto para la mujer como para el hombre es una etapa de cambios, los físicos por supuesto los lleva la mujer, pero es verdad que los hombres cambian también su forma de pensar, pues la responsabilidad que les toca ya es un poco más grande.

Gastos por aquí, gastos por allá, comenzamos a pensar en los coches familiares, pues ya no seremos solo 2.

Y aunque lo material es sumamente importante, hay otras cosas primordiales que debes tener en cuenta.

La aventura de ser padre por primera vez

Es probable que estés ansioso ante el cambio, quizás y hasta has pensado en dejarte crecer la barba o buscar un segundo empleo para tener un mejor equilibrio económico ante la llegada del nuevo miembro, y eso es excelente, sin embargo hay otras cosas que debes saber.

Los bebés interactúan de una forma distinta con sus padres, esto no quiere decir que sea mayor o menor importante, solo que es una forma única.

El padre es una figura completamente importante en las familias, siendo la cabeza del hogar, éste tiene el deber de suplir las necesidades de la casa pero al mismo tiempo es quien debe tomar las decisiones importantes de la familia, por supuesto, siempre consultando a su esposa y a los demás miembros.

Es importante hablarle al niño cuando se está en el vientre de la madre, de esta forma el bebé reconocerá la voz del padre y al nacer, será mucho más fácil el vínculo afectivo.

En este proceso se irá aprendiendo poco a poco a ser padre, ayudando al nuevo miembro a descubrir sus habilidades, sus gustos y aficiones.

Lo que más se necesita es paciencia, ya que los niños la requieren mucho. Es un proceso lento pero encantador. No hay que frustrarse por nada, solo hay que aprender de los errores e intentar mejorar las debilidades hasta convertirlas en fortalezas.

familia

Published by