Un anticonceptivo de doble barrera

ellaone foto 2 (2)

Todos conocemos el preservativo, sin duda alguna en una relación sexual se convierte en el mejor amigo, las campañas informativas en pro de una buena salud sexual no paran de enseñarnos que siempre lo debemos llevar en el bolso o en la cartera. Da igual que seas un chico o una chica y es que por desgracia hay muchas chicas que creen que eso es cosa del chico que él como hombre está obligado a llevarlo en la cartera y después por desgracia pasa lo que pasa, debemos cambiar ante todo la forma de pensar y ver que en una relación de este tipo tanto la mujer como el hombre juegan un papel protagonista por lo que si algo sucede es indudablemente culpa de los dos. El hecho de hablar hoy del preservativo y no de otro tipo de anticonceptivo es porque hablamos de un anticonceptivo de doble barrera, ¿y qué quiere decir eso? Pues muy sencillo que no solo nos ayuda a evitar que podamos quedar embarazadas sino que también evita que podamos contagiarnos con algún tipo de enfermedad de transmisión sexual que por si no lo sabemos hay unas cuantas.

Pero claro utilizar el preservativo no parece ser tan fácil como parece ya que hay muchas parejas que deben ir a la farmacia en busca de la pildora postcoital porque el preservativo les ha fallado, y claro yo les digo, ¡algo no estáis haciendo bien! Cuando ya hablas con algunos de los chicos jóvenes a los que les sucede te das cuenta que la falta de información es tan grande que es normal que les sucedan estas cosas, es más lo raro no es que sucedan sino que no sea más a menudo. Utilizar un preservativo puede parecer como un juego de niños y no lo es, hay quien se lo llega a poner cuando sabe que va a eyacular, otros lo sacan y ni tan siquiera llegan a ponérselo, y no hablemos además del mal uso que le dan como cortar el envoltorio con unas tijeras, rasgarlo con las uñas o dientes, barbaridades que no pueden tener ni aunque se quiera un buen final. Incluso hay quien los utiliza con más de tropecientos años en su cartera sin ni siquiera cerciorarse de que está en buenas condiciones, un cúmulo de fallos que pueden hacer que nos llevemos un gran susto, cuando todo es mucho más fácil de lo que en realidad nos imaginamos.

Published by