Un recurso para eliminar el movil

pizarras-blancas.es foto 2

Como todos sabemos vivimos en la era de las nuevas tecnologías, tanto es así que hay muy pocas personas en el mundo que no dispongan de cualquier tipo de aparato que tenga que ver con las nuevas tecnologías. Para mayor asombro nos damos cuenta como incluso nuestros abuelos disponen de un teléfono móvil que utilizan a demanda a diario para comunicarse con familiares y amigos. Sin duda nos damos cuenta como de un tiempo a esta parte han ido cogiendo un mayor impulso en nuestras vidas y a día de hoy nos vemos incapaces de estar sin móvil un solo día, es lo primero que cogemos al levantarnos y lo último que soltamos para irnos a dormir, nos hemos vuelto adictos y no concebimos la vida ya sin él. Lo peor de todo es que esto es como una plaga y no solo estamos enganchados los mayores si no que los niños también, desde muy pequeños ya te lo piden y no hay niño con edad comprendida entre uno y tres años que no sepa `perfectamente como poner sus dibujos favoritos en el móvil de mamá.

A mi parecer se nos está yendo de las manos, en el parque los niños ya no juegan al balón, no se suben a los columpios, puedes ver como un grupo de la misma edad se reúnen en un banco enseñándose un nuevo juego que han podido descargar, mientras las madres mandan comentarios jocosos en sus grupos de whatssap. Sin darnos cuenta estamos haciendo a nuestros hijos adictos a las nuevas tecnologías, desde temprana edad no solo tienen un teléfono propio sino que disponen incluso de datos y número propio, excluyendo de su vida los juegos de mesa, los muñecos y los cientos de juguetes que guardan en su habitación. Claro ya si hablamos de los videojuegos apaga y vámonos ya que hay niños que solo se dedican a eso los fines de semana es más cuando llega un cumpleaños no te hacen complicarte para regalarte ya que con un juego lo tienes solucionado. Qué bonito sería si volvieran a jugar como lo hacíamos nosotros de pequeños, que bonito si de la mano de una pizarra blanca imantada su imaginación y algunos imanes bonitos hicieran maravillas sin necesidad de tanto móvil y videojuegos. Quizás aún estemos a tiempo yo no digo que desaparezcan pero sí racionar y dedicar un poco de tiempo a cada cosa.

Published by